Durante la década de los noventa la industria de los videojuegos experimentaba una evolución considerable, ya que el Super Nintendo (SNES) comenzaba con su maravilloso reinado, reemplazando así a su predecesor, el NES (Nintendo Entertainment System), el cual podía ofrecer gráficos de 8 bits, toda una novedad para su época.

A partir de 1990 con la llegada del SNES a Japón y un año más tarde a América, una gran variedad de títulos fueron haciendo su aparición para esta nueva consola de Nintendo. Grandes franquicias de las que incluso ahora disfrutamos hicieron su debut en esta segunda consola de Nintendo. Una de las novedades de aquellos tiempos eran los 16 bits con los que contaba esta consola, todo un avance tecnológico en aquellos años.

No fue hasta 1994 cuando la compañía británica Rare lanzó una nueva franquicia al mundo de los videojuegos, “Killer Instinct” (K.I), el cual hizo su primera aparición en un formato “Arcade Game” (Juego de Arcadia). Debido al éxito recibido por parte del público, Killer Instinct incusionó en 1995 en el Super Nintendo, e incluso, en el sistema portátil de aquel entonces el “Game Boy”.

Killer Instinct presentaba diversos elementos bastante llamativos dentro de un juego de peleas en aquel tiempo. Un ejemplo de ello fue, el establecer combates de tal forma que cada jugador contara con dos barras de vida, lo que le permitía entablar dos enfrentamientos con el mismo contrincante. Un efecto bastante curioso, era la sangre que derramaba cada personaje, a medida que éste era golpeado por el contrincante, dicha sangre simbolizaba la vida otorgada en cada round.

Una característica esencial y por la cual Killer Instinct se ganó un nicho en el gusto de toda una generación fueron las diversas combinaciones de ataques, mejor conocidas como “Combos”, dependiendo las capacidades y/o habilidades de cada personaje era posible propinar alocadas, salvajes, pero sobre todo, poderosas masacres a cualquier rival que tuviéramos enfrente.

Uno de los movimientos que posiblemente muchos de nosotros llegamos a disfrutar  fue el famoso “Combo Breaker”, el cual permitía interrumpir cualquier combo que se estuviera recibiendo en determinado momento, para así escapar de tan desfavorable situación. Muchas veces se daba el caso en donde nuestro rival se encontraba a punto de morir, pero constantemente aplicaba este movimiento, lo que resultaba bastante molesto, pero no podemos negar que agregaba un cierto nivel de reto durante una pelea, ya que no sabíamos cuando el enemigo podía aplicar este movimiento.

Curiosamente Killer Instinct es ampliamente ubicado como uno de los grandes exponentes de los juegos de peleas del Super Nintendo, pero muchas veces la historia que encerraba este juego, no era tan conocida por la mayoría de los jugadores, ya que éstos se enfocaban completamente en cada uno de los combates.

La historia de K.I. nos narra la existencia de una poderosa corporación llamada “Ultratech”, ésta ha sido testigo de la caída de todos los gobiernos del mundo, dicha corporación se enfoca en el desarrollo e implementación de armas de tecnología bastante avanzada. De igual forma, Ultratech controla los medios de comunicación en el mundo, por lo que ha decidido lanzar un nuevo concepto de entretenimiento, el Torneo “Killer Instinct”, dentro de éste, el participante que resulte todo un triunfador recibirá lo que más quiera en este mundo. No obstante, el principal cometido de este torneo es el probar cada arma que desarrolla esta compañía entre los participantes de este sanguinario torneo.

Aquí es donde entran en escena cada uno de los personajes con los que combatimos a lo largo de todo este juego, es importante resaltar que la mayoría de los que jugamos K.I. conocemos cada uno de los finales de cada personaje, a pesar de ello, no rebelaré ninguno de ellos con el fin de que seas tú el que disfrute terminar este juego al derrotar al máximo oponente “Eyedol”, una vez realizada esta empresa, podrás conocer la suerte que le depara a cada combatiente.

Este aspecto es el que nos invitaba a acabar el juego una y otra vez con cada personaje, algunos de ellos solían ser más fáciles de dominar que otros. Sin embargo, cada uno de éstos contaba con el potencial suficiente para descuartizar a cada oponente, claro está, si y solo si, se dominaban los combos pertinentes a la perfección.

Vale la pena conocer a fondo la historia que encerraba cada uno de los protagonistas de K.I. y no me refiero precisamente a los hechos que nos contaba cada final. Dentro de este mortífero torneo, Ultratech reunió a los peleadores con las capacidades de combate más mortíferas, capaces de satisfacer sus necesidades.

Dentro del mundo del boxeo profesional, un auténtico campeón del cuadrilátero fue despojado de su título mundial ostentado durante cinco años, por sus métodos brutales y rudeza innecesaria antes y después del encuentro. Ahora “Combo”, lucha con un solo objetivo, recuperar su fama y fortuna que una vez lo hicieron todo un campeón.

En las recónditas regiones del Tibet un misterioso monje guerrero, guiado por el espíritu del tigre está en busca de su destino, “Jago” se convence que la justa de sangre que organiza Ultratech es el camino adecuado para destruir la maldad que existe en tal organización.

Un defensor místico de los pueblos nativos de América, “Thunder”, se adentra al torneo de K.I. para resolver el misterio de la desaparición de su hermano un año antes del torneo orquestado por Ultratech.

Por su parte, “B.Orchid” es una agente encubierta, perteneciente a una organización secreta, interesada en descubrir las misteriosas desapariciones que rodean al torneo de K.I.

Ultratech ha llevado un desarrollo tan avanzado en una de las divisiones de la compañía que ha logrado traer de vuelta a la vida un guerrero ancestral, este engendro solamente mantiene su estructura ósea intacta, lo único que sabe hacer “Spinal” es pelear a muerte.

Para agregar otro participante dentro de K.I. Ultratech, ofreció una reducción de condena a un convicto, a cambio de participar en un experimento de armas químicas, éste no dudó en ningún momento y aceptó la oferta, sin embargo, lo que no sabía es que el experimento fallaría y lo convertiría en un ser de fuego viviente. Ante esta situación “Cinder” recibe otra propuesta, acabar con el mítico ser de hielo capturado recientemente por Ultratech y de esta forma ganar definitivamente su libertad.

Desde un planeta muy recóndito en el universo, un ser ajeno a este mundo, cuya constitución física es de hielo puro, llega a la Tierra. Después de que su nave se estrellara, “Glacius”, es capturado por las fuerzas de Ultratech e incluso, obligado a ingresar al torneo sanguinario de K.I. donde debe de evitar que Cinder acabe con su vida a toda costa.

La división genética de esta dominante corporación, desarrolló un proyecto en el cual por medio de la manipulación y fusión del ADN humano y reptil, se ha logrado crear a “Riptor”, una criatura con la ferocidad animal y la inteligencia humana jamás antes vistas.

Por medio del ofrecimiento de una cura total, el licántropo “Sabrewolf”, acepta ingresar a K.I. con la intención de destazar a cualquiera que se le ponga enfrente, para poder ser el vencedor de todo el torneo, y así recuperar su tan anhelada condición humana otra vez.

No conforme con el número concursantes reunidos, el emporio tecnológico desarrolló un prototipo de soldado cibernético, mejor conocido como “Fulgore”, este robot es el penúltimo oponente a vencer en todo el torneo, una vez que se ratifique su efectividad en combate la producción a gran escala dará lugar.

Finalmente pero no por ello menos importante el ser más dantesco y temible de todo Killer Instinct es reservado como el último rival a vencer. “Eyedol” la criatura de dos cabezas equipada con un poderoso mazo, fue uno de los más grandes “Señores de la Guerra”. Atrapado en el pasado en una prisión de otra dimensión, hasta el momento en que Ultratech logró liberarlo de su cautiverio e integrarlo como el máximo oponente de esta justa sangrienta. Sin embargo, Ultratech, jamás imaginó la amenaza que simbolizaba la liberación de Eyedol.

Otro de los destacables atributos para la época en que K.I. saltó a la luz pública fue la posibilidad de aumentar considerablemente la velocidad de cada encuentro. Una vez que se elegían a los dos combatientes y sus retratos aparecían en la pantalla, había que mantener apretados todos los botones del control del supernintendo, a excepción del botón select, si se ejecutaba esta acción de forma adecuada se escuchaba un fuete golpe.

Esto era indicio claro que se había establecido la velocidad máxima para el combate que iniciaba, con esta velocidad los combates presentaban un nivel de reto bastante aceptable, en caso de que no se dominaran los combos de nuestro personaje de forma eficaz, el personaje controlado por el CPU presentaría una ventaja bastante considerable. Por el contrario si se contaba con una buena práctica en la ejecución de los ataques era posible acabar el encuentro en menos de un minuto.

De entre todos los personajes disponibles, casualmente “Eyedol” es el único que no tiene un ícono para ser escogido, sin embargo, en la versión de SNES puede ser elegido. Para lograr que el máximo señor de la guerra de este juego esté a nuestra entera disposición, hay que realizar lo siguiente.

Se debe de escoger a “Cinder” antes de iniciar un combate, posteriormente cuando aparezca la pantalla de “VS” se debe de ejecutar la siguiente secuencia. Mantener la flecha derecha, mientras se oprimen ciertos botones en el siguiente orden: L,R,X,B,Y,A. Si se ejecutó esta secuencia de forma exitosa, se escuchará la voz del presentador mencionar el nombre de “Eyedol”.

Otro gran detalle que no podía faltar en este juego de peleas eran la forma en que se remataba a los enemigos, la manera más peculiar era cuando el rival ya no tenía nada de energía y se debatía entre la vida y la muerte, mientras la pantalla se tornaba roja, en ese momento era cuando podíamos dejarlo simplemente morir o rematarlo.

En caso de no rematarlo, el contrario, podía revivir a su personaje al presionar todos los botones del control, esto era una arma de dos filos, porque al revivir el personaje moribundo, podría matar al contrario. Esta opción tenía una debilidad, si el resucitado era golpeado tan solo una vez inmediatamente acababa el combate.

Otra opción de acabar con los rivales era aplicar específicos movimientos finales, cuando el oponente se encontrara moribundo, un ejemplo muy marcado era la metralleta de “Fulgore”, o la estocada de “Jago”, e incluso estrellar al enemigo con la pantalla era un movimiento clásico e inolvidable de “Combo”.

Pero la diversión no acababa ahí, porque poner en ridículo al derrotado también era posible, gracias a la modalidad de humillación, en la que cualquier personaje podría lograr que el vencido se pusiera a bailar de una forma bastante graciosa.

Como en todo juego, la música es un factor fundamental, para este título cada personaje en su respectivo escenario fue dotado con un tema exclusivo. Seguramente muchos de ustedes, recordarán que cuando se estreno este juego en el SNES en 1995, Nintendo lanzó una edición especial, que incluía el supernintendo, Killer Instinct y el soundtrack del juego.

Cabe señalar que los temas que se escuchaban en cada escenario mantenían ciertas diferencias respecto a los temas incluidos en el CD del juego. Ya que solamente se reproducía una parte de cada canción. En cambio, al escuchar cada canción del disco compacto, se podían apreciar aún más arreglos musicales en cada tema musical. Incluso existían arreglos interpretados por orquesta sinfónica, tal es el caso del tema del escenario de Sabrewolf, “Tooth &Claw”. Así mismo, este soundtrack, conocido como “Killer Cuts”, ofrecía temas adicionales a los presentados en el juego, por lo que representaba toda una joya musical. De la pista 16 a la 29 del CD no existe ningún tema, pero la número 30 contiene el tema que se escuchaba cuando se realizaba alguna humillación a algún enemigo.

Definitivamente Killer Instinct fue un título que en su momento ofrecía diversos elementos que permitían disfrutar de grandes horas de entretenimiento dentro del género de las peleas, contaba con los movimientos, escenarios, combos, personajes, e incluso con un fondo musical bastante variado, que permitía sentirnos inmersos en el ambiente donde nuestro peleador combatía.

Un factor que en su momento a Rare le faltó profundizar fue en el detalle de la historia principal del juego, hacer que el jugador conociera a detalle el por qué de los combates entre cada uno de los personajes. A pesar de que esta saga contó con una segunda producción una vez que el Nintendo 64 llegó al mercado, no recibió la misma aceptación que la primer entrega.

Recientemente se ha dado a conocer que el nombre de Killer Instinct se encuentra en pleito legal, ya que Fox produjo una serie televisiva con este m mismo nombre, por lo que Microsoft, ahora dueño de Rare no puede producir nada bajo este nombre. Solo el tiempo nos dirá si esta saga pueda ver una tercer parte ya sea en las consolas actuales o en las de la siguiente generación.

Por lo pronto, qué mejor pretexto que éste para conectar el SNES y volver a revivir aquellos momentos que marcaron toda una época en el género de las peleas.

lalo-signature 2

  • Ruben Ruiz

    ya va a salir el nuevo killer siiiii

  • yo tengo mi killer cuts aun!!! genial!!!