El año ha comenzado con las llagas del invierno, un frío que cuesta eliminar de nuestro cuerpo, sobre todo cuando es un frío permanente.

Hace unos días murió el querido David Bowie, revolucionario no solo de la música, sino de la libertad, libertad de ser uno mismo, y hoy 14 de enero de 2016, el cáncer se ha llevado a una persona más, Alan Rickman ha fallecido a la edad de 69 años.

Muchas personas recordarán a Alan Rickman como el gran actor que interpretó a Severus Snape  en la saga de Harry Potter, pero su trabajo abarca una gran versatilidad tanto en el cine como en el teatro, con grandes trabajos y la presencia inglesa que lo caracterizó siempre, simplemente recordemos “Robin Hood: Príncipe de los Ladrones” con la cual fue merecedor al premio BAFTA, o la película “Rasputin: Dark Servant of Destiny” por la cual ganó el Globo de Oro.

"El actor y director Alan Rickman ha muerto de cáncer a los 69 años de edad. Estaba rodeado de su familia y amigos" - comunicado familiar

Lamentamos la pérdida de un gran actor, actor que en los últimos años le dejó a los más jóvenes mediante su interpretación de Severus Snape, un mensaje que va más allá de la magia: les enseño que la fortaleza viene de uno mismo, que la fortaleza sirve para enfrentar miedos sin importar a qué fuerzas obscuras se enfrenten, sin importar lo amarga que pudo ser una niñez, y sin importar que las personas los consideren algo totalmente distinto de lo que en realidad son.

"Alan fue extremadamente amable, generoso, autocrítico y divertido... Como actor, fue uno de los primeros adultos que me trató como un compañero en lugar de como un niño. Trabajar con él a una edad tan sensible fue increíblemente importante y voy a llevar las lecciones que me enseñó conmigo el resto de mi vida y carrera." - Daniel Radcliffe