Anoche arrancó el Electronic Game Show con su ya tradicional EGS Night. El gran problema es que la mayor parte de los booths estaban a medio armar además de que el pabellón principal; el de Wii U es en verdad muy pequeño y ni siquiera estaba terminado. Lo que derivó en fanáticos muuy enojados, más aún los que pagaron aproximadamente $500 por entrar los 4 días. Esperamos que con el transcurso del día todo vaya tomando forma y tengamos la exposición de videojuegos que todos los players estábamos esperando.