Ayer tuvo lugar el último día de EGS. Esperamos que nuestra cobertura especial les haya gustado; aquí les tenemos el resumen de lo ocurrido ayer.

En general el evento fue una gran decepción desde el principio hasta el fin; si bien tuvo sus gratas sorpresas, sentimos que para toda la publicidad realizada, el auto proclamado "evento de videojuegos más grande de Latinoamérica" nos quedó a deber mucho, en especial a los fanáticos quienes se formaron durante horas afuera del World Trade Center y pagaron un boleto de $200 para ser recibidos con una pobre participación de Xbox, un pabellón de terror que más que miedo daba tristeza y una organización que parecía improvisada. Debemos aceptar que no todo fue malo; pues tuvimos la oportunidad de probar por primera ocasión Wii U, God of War: Ascension y Halo 4