Regresa Guy Ritchie con una película que revive la serie de televisión exitosa de los 60. Con un aspecto de época bien logrado y el carisma de tres protagonistas, no puedes dejar de ver (y de escuchar) esta película. Ritchie rescata los aspectos más llamativos de la década con escenografía y ropa. Además, la actuación natural y atrayente de Henry Cavill se ve excelentemente complementada con la actitud de Armie Hammer y de Alicia Vikander. Adicionalmente, Hugh Grant tiene un papel -aunque muy pequeño- bastante agradable y entretenido. Compararla con su rival en taquilla (o rivales) sería poner a esta cinta en otra categoría, pues no es de acción en un 100%.

Tras extraer a Gaby (Vikander) de Alemania del Este, Napoleón Solo (Cavill), agente de la CIA, deberá ayudarla a encontrar a su padre perdido. El padre de Gaby resulta ser científico nuclear y su información es muy valiosa. Claro que para hacer de la misión un éxito (no al principio), deberá unirse a un rival feroz llamado Illya Kuryakin (Hammer), quien pertenece a la KGB de Rusia.

Cada uno de los agentes demostrará un poco de su pasado. Aunque molestos por trabajar en conjunto a su nación enemiga, ambos tienen por misión proteger a Gaby. Sin embargo, ella demuestra que se sabe proteger sola. Un giro inesperado (el cual no diré, por supuesto), cambia todo lo que creías saber de la película... para bien.

Las actuaciones son espectaculares. Personalmente me resaltó mucho ver a Hammer haciendo un papel que aparentemente le quedó como anillo al dedo. Si recordamos sus papeles anteriores, principalmente el de El Llanero Solitario, lo consideramos un actor malo. Sin embargo, en esta película se desarrolla muy bien y hace reír. Cavill, por otra parte, revela cualidades no vistas antes. Es agradable y muy carismático. Hugh Grant también aparece como un actor al que se le quiere ver más en la película.

Guy Ritchie no se esforzó demasiado -y no le hizo falta- al entregar una cinta que tiene excelentes actuaciones y una banda sonora espectacular. Ver la química entre Hammer, Cavill y Vikander es muy grato. Pareciera que cada uno le agregó lo preciso a su rol, mostrando que sabían perfectamente a lo que iban. El agente de CIPOL es una película definitiva para fanáticos de los espías, de los 60s, de la buena música y de las secuencias de acción.

Lo bueno

  • Henry Cavill es elegante y carismático.CIPOL
  • Armie Hammer en un papel hecho para él.
  • La banda sonora.
  • Humor y acción combinados a la perfección.

Lo malo

  • Hugh Grant no brilla lo suficiente.
  • Compite con cintas de acción, en cartelera, con más seriedad.CIPOL