Numerosas veces hemos escuchado de actores que hacen locuras para hacer sus papeles lo más creíbles posible. Parece que eso es un poco de lo que pasa en el set de Suicide Squad, pues el director, David Ayer, es un gran fan de las actuaciones realistas.
¿Pero a qué grado tiene que llegar un actor? ¿Cuál es el límite?

De acuerdo con Adam Beach, quien interpreta a Slipknot en la película de Warner y DC Comics, Ayer les pidió a todos entregar el mejor rol posible. Sin embargo, siempre tuvo una "red de rescate" por si alguien quedaba atrapado en su papel.psicologo_SuicideSquad

"David Ayer es realismo. Así que si tu personaje está atormentado, quiere que te atormentes. Lo quiere real. Tenemos como a un terapeuta a bordo por si alguien pierde el suelo y verdaderamente se hace un villano. Hay un amigo del director que se asegura de que todos estemos donde tenemos que estar mentalmente. Nosotros como actores exploramos una fina línea cuando pasamos al lado oscuro y él quiere que acabemos la película y no desaparezcamos de repente sin regresar a trabajar". Adam Beach comentó esto con respecto a las decisiones del director en el set.

Ya sabemos a quién culpar si uno de estos actores se vuelve verdaderamente loco. Yo pienso que con quien deben sentarse a platicar es con Jared Leto; los regalos que le ha dado a sus compañeros fueron muy extraños. A Will Smith, quien hace a Deadshot, le obsequió una caja de balas, mientras que a Margot Robbie le dio una carta de amor con una rata (no de peluche, sino el animal). Todo esto para seguir en su papel.

¿Qué piensan? Está bien ser un actor que puede llegar al extremo, siempre y cuando sepas regresar a la realidad.