La secuela de uno de los grandes títulos de la historia de Nintendo está de regreso, pero ahora lo hace en el Nintendo 3DS, donde además de disfrutar de los amigables mundos por los que se adentra el plomero, el nuevo esquema de juego consiste en obtener el mayor número de monedas posible.

Durante el curso del juego además de atravesar los diversos mundos, nos valdremos de algunos nuevos objetos que nos permitirán recolectar una gran mayor cantidad de monedas por mundo  en comparación con las que las que se podían obtener en previos títulos de esta franquicia.

Dichos objetos son: un bloque dorado que Mario usa como casco, el cual, al momento de golpear algún objeto u enemigo, permita obtener monedas inmediatamente, caparazones dorados que además de derrotar a los enemigos dejen a su paso una estela de monedas, de igual forma una flor dorada que recubra el cuerpo de Mario con de este metal precioso y lance bolas doradas que rompan bloques a la par de brindarle monedas.

Estos son tan solo algunas de las nuevas características que esta secuela tiene para nosotros.