El Presidente de Nintendo, Satoru Iwata, ha admitido que la compañía está buscando el modelo de negocio “Juego gratuito” (Free to play), no obstante puntualizó que las franquicias fuertes de la empresa japonesa no estarán involucradas en este esquema de negocio.

En una reciente entrevista concedida al sitio web japonés Nikkei, el ejecutivo explicó que la industria de los videojuegos está mostrando una serie de cambios y es momento de aceptar este nuevo modelo. “Nosotros como industria ahora podemos hacer distribución y micro transacciones a través de medios digitales, como resultado, las formas de obtener dinero mediante el apoyo al entretenimiento se han incrementado”.

“Es un cambio en nuestro panorama, competir en calidad de juego y trabajar la forma en que el dinero se obtiene, son aspectos que requieren creatividad.

Por lo tanto, no tengo ninguna intención de negar el modelo de juego gratuito en caso de que Nintendo fuera a hacer eso, sin embargo, no estoy tan convencido de hacerlo con los productos que Nintendo tiene bien posicionados en el mercado, en los que la gente tiene puesto su interés. Esto quiere decir que no todos nuestros contenidos estarán disponibles a través de un pago.

Iwata explicó que las franquicias establecidas no serían parte de la modalidad gratuita de juego de Nintendo, por lo que sugirió no esperar a Mario Bros, Pokémon, Smash Brothers, Zelda o Donkey Kong en esta forma de juego, en vez de ello se le dará preferencia a nuevas proyectos para que destaquen y crezcan de forma independiente.

Para los nuevos títulos sin base establecida, si, en el proceso de desarrollo, descubrimos que se ajustan al modelo de juego gratuito, podríamos seguir por ese camino, o podríamos hacer algo como otra modalidad que permita jugar por una módica cantidad.

Nuestros métodos de venta se han liberado y no tengo ningún deseo de extinguir esa libertad. Si tuviéramos que lanzar algo como eso, no es una traición, sino el nacimiento de una idea interesante a través de nuestra nueva libertad, eso es todo."

Fuente: Nikkei

lalo-signature 2