Como ya todos sabemos la próxima de Gears of War Judgment, representará la parte previa a los hechos expuestos en la trilogía pasada.

La historia de Judgment comienza cuando el escuadrón Kilo es llevado apresado ante una corte militar, misma que está presidida por la Coronel Ezra Loomis, cada uno de los integrantes de este escuadrón deberá testificar y defender las acciones tomadas en el campo de batalla, dichos testimonios representarán las situaciones por las que habremos de atravesar a lo largo del juego.

Para esta nueva entrega el sistema de control presenta un cambio significativo, debido a que el D-Pad, ya no permitirá seleccionar arma alguna, por lo que para realizar cualquier cambio en el armamento tendremos que presionar el botón “Y” tal y como muchos otros títulos de disparos manejan esta opción.

Esto resultará para todos aquellos veteranos de esta franquicia algo bastante raro, ya que por años hemos estado acostumbrados al mismo sistema de elección de arma. Durante la trilogía previa este aspecto era algo característico de Gears of War.

Dado que el cambio de arma es bastante rápido, se han eliminado por completo las animaciones donde se mostraban a los soldados de la COG o a las tropas Locust cambiando de arma.

Así mismo, las granadas ofrecerán un esquema defensivo mucho mayor, porque se podrán arrojar de manera mucho más rápida en comparación con la trilogía previa. Epic declaró que están “Tratando de hacer el juego más intenso de Gears of War jamás creado”.

A pesar de que Judgment es una precuela, existen ciertos elementos que serán introducidos por primera vez en la franquicia, tal es el caso de las granadas “Stim”, a diferencia de cualquier granada convencional, éstas esparcen un gas curativo, muy útil en el campo de batalla.

Al igual que estas granadas, en esta ocasión hace su debut “Marksa” arma semiautomática propia de (URI) Unión de Repúblicas Independientes, organismo político y militar, antiguo enemigo de la COG en las guerras del péndulo, Marksa representa una arma digna de compararse con el “Longshot”, finalmente, “Booshka”, el lanzacohetes por excelencia de la URI, nos permitirá lanzar tres proyectiles explosivos consecutivos que rebotan y explotan, a menos de golpeen a un enemigo explotando instantáneamente.

Esperemos que tanto el nuevo esquema de cambio de arma, así como las nuevas armas representen algo digno de esta franquicia y no entorpezcan la fluidez del juego, porque con cada nueva entrega de Gears of War hemos podido de disfrutar de altas expectativas que enriquecen la experiencia de juego, esperemos que ésta no sea la excepción.

Fuente:  Joystiq