A Anne Hathaway la habíamos visto antes en una empresa dedicada a la ropa y la moda -El Diablo Viste a la Moda, por si necesitaban la pista. A Robert De Niro le conocemos más los papeles de mafioso y malvado, aunque sus roles cómicos han sido impactantes. En este filme ambos unen sus talentos para entregar una comedia/drama que tiene temáticas interesantes llevadas a cabo con fluidez y naturalidad. Nueva York se convierte en el escenario principal donde De Niro, sencillamente, nos irá guiando por distintas emociones.

Título: Pasante de Moda
Género: Drama/comedia
Duración: 121 minutos
Actores: Anne Hathaway y Robert De Niro
Dirección: Nancy Meyers
Lanzamiento: 1 de octubre

En el comienzo de la cinta, Robert De Niro se presenta como un retirado de 70 años, Ben Whittacker, cuya esposa ha fallecido. Para llenar el vacío, ha intentado de todo: desde aprender chino mandarín hasta practicar yoga. Nada le funciona por completo y ahí es cuando encuentra un volante que dice que se solicitan pasantes de la tercera edad. La verdadera locura de la cinta presenta el primer encuentro con Anne Hathaway, dueña y fundadora de un negocio startup de ropa por internet con el modelo e-commerce. Ella fue asignada directamente a recibir como pasante a Whittacker, quien a sus 70 años podrá mostrar otro punto de vista hacia los obstáculos y brindar a la compañía algo de experiencia y visión.

Nos daremos cuenta de que el papel de Hathaway, Jules Ostin, es el de una mujer con garra. Fundó la compañía 18 meses atrás y ahora cuenta con arriba de 200 empleados. Es una mujer ocupada... extremadamente ocupada, a decir verdad. Todos en la oficina están pegados a sus laptops y se encuentran con Ostin sólo por unos minutos para que ella apruebe en diseños. La vida que lleva Jules Ostin no permitiría por ningún motivo el recibir -y mucho menos el participar de lleno- a Ben Whittacker.

Lo interesante es que De Niro interpreta a una persona que cae bien. No sólo le cae bien a todos en la oficina, sino que cae bien al espectador. De principio a fin en la cinta, Ben Whittacker se transforma en el mentor, guía, amigo y consejero de Jules Ostin, quien en cierta manera representa ideales y decisiones muy similares a las de nosotros. ¿Podrá ayudar Ben Whittacker a Jules Ostin más allá del campo laboral?

Tarda sólo unas semanas en que Jules, quien no quería saber nada de los nuevos pasantes, se encuentre fascinada con el trabajo y con la ayuda de Ben. Whittacker realiza de manera veloz que ella es una mujer con mucha comida en el plato. Es decir, el papel de Hathaway muestra una niña pequeña que casi ni ve, un esposo joven que no recibe el cariño suficiente, una secretaria a quien ni siquiera presta atención y una compañía que necesita sacar adelante. Todo eso en el día a día -ni siquiera es capaz de dormir bien. Ben Whittacker no sólo se vuelve pasante, sino una especie de elemento espiritual y reconfortante para Jules en los distintos aspectos de su vida. Él básicamente ayudará a que todo obstáculo se resuelva.

Como una pequeña historia en las laterales, Fionna es la masajista de la compañía. No tardará en enamorarse de Ben, quien siente rápidamente afecto hacia ella. Es un elemento que ayuda a que nuestro héroe en la historia consiga su propio final feliz y que no se centre completamente (la película) en los triunfos de Jules.

Parte de la comedia es ver el compañerismo de Ben con personas muy jóvenes. Sus compañeros en la oficina incluso lo ayudarán en una pequeña misión que nos recordará a George Clooney en La Gran Estafa.

En lo referente a la dirección, Nancy Meyers es veterana en estos dramas con tintes graciosos. Algunos de sus éxitos son Juego de Gemelas y Alguien Tiene que Ceder. En esta cinta, Pasante de Moda, la combinación de Anne Hathaway y Robert De Niro funciona bien, pero hay ratos donde no se ve química en pantalla.

Conclusión

La cinta logra bien mostrar una moraleja o especie de aprendizaje. Más allá de lo cómico, es un drama fuerte con temáticas para pensar. Robert De Niro funciona de guía entre los diferentes retos que Anne Hathaway debe enfrentar en la vida; más allá de la empresa. Es una ideal película para ver con la pareja, para ver entre amigas (mujeres) o para mamás que van con las tías.

Lo bueno

  • Robert De Niro
  • La comedia entre De Niro y los jóvenes en la empresapasante_de_moda
  • Los mensajes son buenos y la moraleja deja pensando

Lo malo

  • La película pone en protagónico más tiempo a Hathaway
  • La secuencia en el hotel de San Franciscoresena_pasante_de_moda