halfpl
En si es muy difícil poder seleccionar un momento específico de toda la trama que disfrutamos en Half Life 2, pero existen ciertos capítulos dentro de toda la experiencia que simplemente son inolvidables. El que impactó a más jugadores es sin duda el capítulo 6, titulado “We Dont Go To Ravenholm”.

¡ALERTA SPOILERS!

Al iniciar este episodio, Gordon Freeman se encuentra huyendo de la base secreta perteneciente al Dr. Eli Vance, la cual ha sido localizada por el ejercito Combine y se encuentra siendo atacada. Debido a que Alyx permanece en la base para tratar de ayudar a la resistencia a replegar el ataque, Gordon Freeman continua su camino de manera solitaria hacia una lejana región. Al llegar a su destino, el héroe con gafas se encontró con una sombría ciudad, en la que se escuchan sonidos tétricos provenientes de sus más profundos rincones.

Equipado con la inigualable Gravity Gun y algunas otras armas de fuego, Freeman recorre las calles y los pasillos de este tenebroso lugar. Conforme se adentra en la región, el descubre que las fuerzas combine ha convertido a todos los habitantes en violentos zombis. Cuando toda esperanza de supervivencia parece perdida, un extraño personaje le otorga una potente escopeta, mientras le da algunas instrucciones que le ayudarán a escapar de la zona. Gordon continua su camino y combate a criaturas aún más feroces que los zombis habituales, quienes le atacan constantemente en peligrosos grupos.

Al acercarse a la iglesia de la ciudad, la misteriosa figura que le ayudo a sobrevivir revela ser en realidad el pastor Grigori, único sobreviviente de la masacre ocurrida en Ravenholm. El padre le comenta a Freeman, que se encuentra en una jornada para expurgar los demonios que se apoderaron de su desafortunada congregación, para finalmente redimirlos de todos sus pecados. Al final, Grigori ayuda al héroe de la resistencia a escapar de la región, mientras que en el fondo escuchamos su trastornadas carcajadas al eliminar a cada uno de sus antiguos parroquianos.

Lo más memorable es la atmosfera que envuelve a todo Ravenholm, pues crea un ambiente muy diferente al que experimentamos en otros capítulos del juego. Incluso podríamos considerar esta sección como una especie de mezcla con el género Survival Horror, puesto que las municiones son muy escasas y en gran parte somos constantemente acechados, provocando que nos sintamos inquietos al recorrer el lugar. Este y muchos otros capítulos más nos dejaron muy en claro la maestría de Valve para incorporar elementos muy diferentes entre si, combinándolos en un un solo proyecto que podríamos considerar una obra maestra. No nos queda más que esperar la llegada del tan anhelado episodio, que cerrará con broche de oro la experiencia Half Life.

Recuerden que esta sección la formamos de todas sus recomendaciones y comentarios, así que no duden en compartirnos que otro momento de cualquier título les gustaría que abordáramos en nuestros siguientes Players Memories.

gametraveler-signature

  • Ricardo Gutierrez Quintero

    Cuando en Bioshock descubres que en relidad nada de lo que creias o recordabas era verdad, y que Atlas es en realidad Fontaine