dying-light-review-notaEl terror vive con otra luz

Disponible para: Playstation 4, Xbox One y PC 
(reseñado en PS4) 
Lanzamiento: 27/01/15
Publisher: Warner Bros Interactive

¡La isla ha quedado atrás! Ha llegado la nueva propuesta del estudio Techland dentro del estilo de acción y supervivencia en un apocalipsis zombi, un estilo de historia que si bien ya muestra síntomas de estar sobreexplotada en esta industria, aún cuenta con espacio para recibir propuestas que intenten llevar lo visto a nuevos horizontes. El mismo desarrollador Techland, intenta dejar en el pasado todas las quejas del pretencioso y polémico Dead Island, que lograría emocionar a las multitudes como pocos mediante su primer trailer, pero para muchos, quedaría corto de tal expectativa en su lanzamiento.

Dying Light nos muestra una trama sin ninguna relación con esta anterior saga del estudio, situándose en una ciudad ficticia llamada Harran. La crisis dentro de la urbe comienza, cuando una sepa del virus de la rabia comienza a infectar a sus habitantes, convirtiéndolos paulatinamente en sanguinarios zombis.

Tras pasar varios meses en que la metrópoli fuera aislada de todo contacto externo, se dice que científicos han encontrado una cura potencial para el peligroso virus; el problema, es que esta cura potencial también podría ser modificada y utilizada como una mortífera arma biológica. Para tratar de evitar cualquier otra catástrofe, una misteriosa organización ha mandado a un agente secreto llamado Kyle Crane a obtener la supuesta cura, e infiltrarse en ciertos grupos de sobrevivientes para conocer sus próximos planes.

dying-light-thumb3Al enrolarnos finalmente con un equipo de sobrevivientes, es cuando podemos hablar de la mejor parte del juego. El modo de juego es una mezcla de elementos de parkour que son prácticamente tomados a préstamo de Mirrors Edge, con aspectos retomados de la fórmula utilizada en Dead Island. Gracias a esta mezcla, podemos recorrer libremente toda la ciudad, trepando por las casas para evitar lo más que se pueda la amenaza zombie.

Hablando del parkour, no queda más que reconocer que está bien ejecutado e implementado. No solo es posible colgar de las bardas o los techos, sino que Kyle puede agarrarse hasta de los barrotes que protegen las ventanas o de postes de luz. Y para volverlo un tanto impredecible y emocionante, ciertos materiales pueden romperse al caer sobre ellos, por lo que los saltos deben de ser estratégicos para no terminar muriendo accidentalmente

Los zombis que recorren las calles están divididos nuevamente en varios tipos, enfrentándonos desde el clásico no muerto que apenas y camina lentamente, hasta los que no dejan de correr en búsqueda de su siguiente víctima. Muchos no son tan ágiles o peligrosos como se piensa; aún así, otros si se convierten literalmente en nuestras pesadillas durante el juego. Todo depende de las horas en las que nos aventuramos por el entorno.

dying-light-screen1

Durante el mediodía, pareciera que el calor o la luz solar aturdiera a los zombis, volviéndolos lentos y torpes para atacar. Pero en cuanto el ocaso termina, es cuando surge ese toque de survival horror que nos ha enchinado la piel.

dying-light-thumb1Al caer la noche, literalmente comienza la lucha por sobrevivir. Todos los zombis comienzan a desplazarse en hordas, escuchando más fácilmente cualquiera de nuestros movimientos. Por si fuera poco, durante la madrugada los temibles seres conocidos como volátiles rondan por el escenario, y son prácticamente letales al localizar a su presa. Ellos son capaces de trepar y correr muy rápido, algo que vuelve una pésima idea el intentar enfrentarlos las primeras veces que nos persiguen.

Con todo y lo anterior, nuestras partes favoritas han sido las misiones que se llevan a cabo al anochecer. Tenía mucho tiempo que un juego no lograba provocarnos angustia extrema, como la que hemos experimentado al explorar a la luz de la luna esta metrópoli. Además, estas épicas travesías nocturnas otorgan un beneficio adicional, que es el recibir durante este periodo, doble experiencia en las habilidades que usemos para eliminar a cada enemigo.

Para sobrevivir en la urbe contamos inicialmente con objetos de la vida cotidiana, como la pata de una mesa, un tubo de metal, una llave de perico, etc. Para lograr obtener más artículos, existe la posibilidad de buscarlos directamente en cestos de basura, refrigeradores, cajones y otros compartimientos.

dying-light-screen4

Esta tarea de buscarlos no es tan tediosa como suena, salvo por el forzar las cerraduras de los cofres, que luego si se convierte en una tarea molesta. Sin embargo, por medio de un botón activamos una especie de sonar, que indica exactamente donde se encuentra cada objeto.

dying-light-thumb4Al principio pensábamos que esta alternativa facilitaba demasiado las cosas. Sin embargo, como únicamente funciona para ubicar los objetivos o el famoso loot en el entorno, no llega a volver muy sencillas las misiones.

Crane cuenta con tres principales tipos de habilidades que puede mejorar, dependiendo todo lo que haga en el entorno: de agilidad, de poder, y de supervivencia. Las de agilidad otorgan movimientos especiales para esquivar los ataques, mientras que las de poder tal cual dan ataques de mayor fuerza. Por último, las de supervivencia te permiten cargar más armas, u otras opciones por el estilo.

Por lo que pudimos probar, la gran mayoría de estas habilidades están balanceadas, puesto que ninguna parecía ser determinante para que pasáramos el juego sin mucha dificultad. Inclusive, estas habilidades logran hacer la travesía por Harran mucho más diversa y divertida, permitiéndonos elaborar diversas formas para afrontar cada situación de peligro.

Los combates con los no muertos a veces se convierten en una completa carnicera, pero los enfrentamientos contra humanos son mucho más intensos. Los rebeldes que saquean y matan indiscriminadamente son aguerridos adversarios, que bloquean nuestros ataques con relativa facilidad. Y si a esto le sumamos que en ocasiones, tenemos que reparar nuestras armas en plena pelea, nos damos cuenta que el combate no está para nada simplificado, requiriendo toda nuestra atención.

dying-light-screen2

¿Suena interesante no? Lamentablemente, varios factores se encargan de que la historia no termine por atraparnos, y pasé a ser casi intrascendente. Los personajes no son para nada memorables, ya que son tan fríos e inexpresivos, como los de otros juegos de generaciones previas. Y para colmo de sus males, la deficiente actuación de voz (además de raras animaciones faciales en unos cuantos de ellos) provocan que luzcan aún más genéricos.

dying-light-thumb2El paso al que ocurren los eventos de la trama tampoco le es de gran ayuda. El inicio de la jornada es extremadamente lento y limitado, con un forzoso tutorial que en cada momento, intenta realmente interesarnos por lo que les sucede al grupo de resistencia en el que nos enrolamos. Pero en lugar de envolvernos en la experiencia, Dying Light termina siendo de esos juegos, en los que molesta tanta insistencia por que nos sintamos parte de lo que ocurre en Harran.

Tras un periodo de avance en la historia, las misiones llegan a volverse tediosas, sobre todo cuando buena parte de ellas se convierten en simples misiones de encargos, en las que Crane parece un simple mensajero. De las partes que si nos entretuvieron , podemos destacar la exploración de cada zona para llegar a un punto en específico, en la cual nunca te indican de que forma llegar hasta el, para que tu solo descifres la manera de alcanzarlo libremente.

La modalidad cooperativa para hasta cuatro jugadores simultáneos, sigue siendo la manera perfecta para disfrutar los títulos de Techland. Es sumamente entretenido explorar y pelear por sobrevivir al lado de tus amigos, con los que puedes intercambiar objetos y planear las misiones en conjunto. Casi desde el inicio podemos disfrutar de esta alternativa, dejando como uno de los pocos factores malos de ella, el que todos tengan que jugar forzosamente como Kyle Crane.

dying-light-screen3

Además de la modalidad cooperativa, se agregó al lanzamiento final un modo llamado Be The Zombie, en el cual cuatro usuarios combaten en contra de un quinto jugador que encarna a un temible zombie. Al principio las partidas son estupendas y desafiantes, pero con el tiempo se nota que le faltan opciones adicionales para que no se torne aburrida.

El nuevo motor gráfico Chrome Engine 6 nos ha entregado un aspecto visual con buen nivel de detalle, que suele mantenerse estable en 30 cuadros por segundo. Los efectos de luz al atardecer le dan un toque especial a toda la ciudad, así como las impresionantes vistas desde los rascacielos a todo el territorio. De igual forma, el diseño y animación de los zombis es grandioso, y los hace lucir atemorizantes.

Desafortunadamente, no todo en este sentido está pulido a la perfección, lo que notamos en esas raras texturas que parpadean constantemente, o en la inmediata desaparición y reaparición de objetos a cierta distancia.

Por otra parte, la música y el sonido ambiental son de lo mejor que hemos escuchado en el género hasta la fecha. Quien fuera el compositor de Dying Light, ha capturado en gran forma la atmósfera del juego y sus momentos más tétricos, sonando en varias muy similar al estilo de sintetizador utilizado por el legendario maestro del terror John Carpenter. Así mismo, el sonido ambiental está lleno de sonidos macabros y perturbadores, que se gozan plenamente cuando juegas con audífonos. Quizá lo único que lo arruina, es escuchar las voces en castellano, aunque este idioma es opcional.

dying-light-screen5

calificación-chica-dying-lightConclusión

Dying Light supera con creces mucho de lo que disfrutamos en Dead Island, con bastante atención a que la fórmula no sea tan lenta y tan llena de errores técnicos. En algunos sentidos claramente se nota que pudo pulirse más, para convertirlo en el juego definitivo de supervivencia zombi; aún así, es un gran título para comenzar el 2015, y para revivir ese temor latente de adentrarte en un obscuro paraje del que tal vez no salgas vivo.

Aciertos

- Acertada mezcla de elementos de supervivencia, RPG y acción.

- Sistema de combate con reto y una gran diversidad de armas.

- Movimientos de parkour variados, que vuelven muy divertido el explorar la ciudad.

- Multijugador en línea para cuatro jugadores entretenido y con pocos problemas técnicos.

- La exploración nocturna llega a producir gran adrenalina y suspenso.

- Banda sonora y mezcla de audio ambiental asombrosas.

Errores

- Esquema de misiones que termina siendo repetitivo.

- Historia y actuaciones de voz para el olvido.

- Ciertos defectos visuales como texturas que parpadean o Pop-up.

- Modalidad Be The Zombie limitada y que se torna aburrida.

  • Pingback: Players Review Dying Light | gametraveler()

  • dulcezky Chobiz de auditore

    Ni en sueños aquí costara la conversión de los 50 dolares a pesos mexicanos….. Cuando se ha visto una buena edición de cualquier videojuego a ese precio??? … Bueno creo yo que costará entre 1000 y 1500 aquí en México (si bien nos va) o poco mas.. Así que pues a prepararse. 🙂

    • Andrés Fragoso

      Ojalá sea como el WWHD con la figura de Ganondorf. Ambas versiones costaban $1000… la normal y la de colección. Es probable que cuesten lo mismo ambas versiones, $800 aprox. El problema será apartar antes de que se terminen…

  • Raymundo Sabido Gallegos

    hola saben el precio que tendra en mexico?

    • Jorge Toledo

      -.- 50 por 15

      • TIO COSA

        no solo es eso tambien hay que tomar en cuenta que se paga traslado por lo tanto no solo sera 50 por 15…. alomejor seran como unos 900 pesos por la edicion o 1000

        • Rodrigo Sustaita da Firenze

          1000 es lo mas probable

        • el mismo del face

          tienes toda la razon , la gente se va devolada con el precio de los estados unidos , sin ponerse a pensar que se paga transporte , aduana y todo eso , por lo tanto si lo dieran de 1000 a 1200 siento que estaria bien por todo el proceso que pasa para ingresar a mexico