kirby-rainbow-curse-review

Rodando felizmente por la vida

Disponible para: Wii U
Lanzamiento: 20/02/15
Publisher: Nintendo

Tan alegre y glotón como desde el primer dia, Kirby ha logrado pasar por una extensa cantidad de generaciones de consolas, brindando diversión y sonrisas a millones de jugadores alrededor del mundo. Inclusive no ha necesitado estar forzosamente atado a un solo estilo de juego, ya que ha protagonizado tanto emocionantes aventuras, como intensas carreras a toda velocidad, o hasta su propia versión de pinball

En el 2005, Kirby Canvas Curse se sumó honrosamente a este puñado de títulos diferentes aunque de gran valor, utilizando las entonces únicas capacidades del Nintendo DS para brindar una mágica travesía. Mediante el stylus ayudábamos a Kirby a sortear los peligros de creativos escenarios que parecían pinturas, trazando un sendero multicolor que guiaba su esférica figura, mientras sufría de la maldición de una extraña bruja llamada Drawcia.

Diez años después, visitamos nuevamente esta fórmula, pero ahora con un estilo que hace lucir a todo el juego como una asombrosa cinta animada de plastilina. Y pese a que no es tan original o divertido como para nosotros lo fue su antecesor para DS, Kirby And The Rainbow Curse se ¨moldea¨ como un título atractivo en otros sentidos.

kirby-thumb1La historia se siente como un déjà vu entero de la vista en Canvas, solo que en vez de ser una bruja quien destruye la paz del hogar del héroe rosa, ahora nos enfrentamos a una escultora. La malvada Claycia se ha apoderado de todo el color de PopStar, dejándolo congelado en el tiempo y sin vida. Para recuperarlo, el pequeño aventurero se ha aliado a un temerario Waddle Dee y a una extraña hada en forma de pincel llamada Elline.

Como podrán imaginarse, la trama no cuenta con un gran mérito, pero es la justificación para poner a rodar nuevamente a Kirby. Claro, que por lo menos en este sentido, las cinemáticas son tan carismáticas y llamativas, que es imposible no querer verlas por completo.

Los botones y sticks del Gamepad se desactivan completamente en toda la odisea, para dar paso a un modo de juego en el que únicamente usamos la pantalla táctil. El regordete personaje de Nintendo, deja atrás su acostumbrada habilidad para obtener los poderes de los enemigos que come, para que lo hagamos avanzar por medio de brillantes cintas arcoiris en los escenarios. Se siente primero como un gameplay muy simplificado, solo que en realidad es todo lo contrario.

kirby-rainbow-screen2

Durante su forma esférica, solo se puede atacar a los enemigos con una especie de embestida, que activamos al presionarlo rápidamente dos veces. Así mismo, al recolectar 100 estrellas dentro de los niveles, podemos realizar un ataque de mayor poder, que puede derribar bloques de metal o muros falsos.

kirby-thumb4Kirby sigue estos arcoiris casi de forma magnética, ya sea que lo hagamos trepar a otra altura, o girar alrededor de algún obstáculo.

Decimos casi en vez de completamente, por que a veces la física o ese grosor excesivo de las líneas, hacen que Kirby no siempre siga la ruta que le tenemos planeada. A diferencia de su predecesor, Rainbow Curse no está tan afinado en este sentido, cuestión que obliga a ser más cuidadosos al explorar los entornos, además de que a veces nos frustra constantemente

La cantidad o longitud de las líneas que podemos trazar no es infinita, así que siempre hay que estar muy atentos al medidor que se encuentra arriba de la pantalla. Con todo y que podamos borrarlas al trazar otra línea que las cruce, el medidor se toma su tiempo en llenarse. Pareciera mentira, pero esta limitante que suele ser molesta, en esta ocasión agrega una tremenda emoción y reto a los recorridos por zonas peligrosas.

kirby-rainbow-screen3

Los arcoiris no solo sirven como caminos para Kirby, sino que también se pueden usar como barreras para protegerlo, o hasta para excavar y encontrar caminos u objetos ocultos en los niveles. A veces terminamos usándolos para todo simultáneamente, con tal de intentar sobrevivir a los difíciles últimos escenarios de la historia.

kirby-thumb3En cuanto a los enemigos que enfrentamos, no son precisamente tan variados o desafiantes como hubiéramos esperado; bueno, salvo por los temibles y malditos fantasmas que te eliminan de un solo toque, quienes rondan únicamente por un escenario en particular. Ojalá así de memorables fueran los jefes que nos esperan al final de cada mundo, pero son todo lo contrario, que inclusive terminan repitiéndose descaradamente con uno u dos ataques algo diferentes.

Como si pelear con el pobre Whispy Woods en doble ocasión fuera realmente necesario…

Dándole un poco de variedad a las misiones que se ofrecen en la historia, existen niveles en los que somos transformados en diferentes vehículos, como un cohete, un tanque o un submarino. Cada uno cuenta con sus propio sistema de control, y ataques o movimientos únicos. La gran mayoría son bastante entretenidos, con entornos diseñados para romper el tedio y darle un giro al ritmo de juego, ya que no es por nada, pero algunos ambientes se sienten rellenados con partes sin mucho chiste, que los hacen más largos de lo que debieran.

En si, Rainbow Curse no es precisamente largo, debido a que solo se ofrecen poco más de 25 niveles principales. Lo que le añade valor para volver a jugarlo una vez que lo terminamos, son los retos adicionales que se incluyen, como el intentar obtener la mayor cantidad de estrellas para ganar las medallas doradas, o el recolectar todos los coleccionables escondidos en los mundos. Además, los jugadores que quieran poner a prueba su habilidad con el stylus, podrán hacerlo en las pruebas cortas de la modalidad de retos.

kirby-rainbow-screen4

Los coleccionables están compuestos de trofeos de los personajes hechos de plastilina, canciones para escuchar en la sección de audio, y curiosas páginas para el diario de Elline. Probablemente solo los fans más acérrimos de Kirby apreciarán verdaderamente estos detallados extras, que nos llegan a recordar a gran parte de los personajes o canciones que han aparecido en la saga.

La opción multijugador nos da la posibilidad de que hasta 4 jugadores simultáneos disfruten de la aventura. Los tres jugadores adicionales controlan a Waddle Dees de diferentes colores, armados con una útil lanza para eliminar a los enemigos, además de que pueden realizar varios saltos en el aire y cargar a Kirby para protegerlo. Al jugar de esta forma, se facilita bastante el recoger los coleccionables ocultos.

kirby-thumb2De hecho, al participar cuatro jugadores, casi todas las misiones se vuelven demasiado fáciles, puesto que quien controla al comelon habitante de Popstar, solo tendrá que mantenerse alejado del peligro, mientras cada Waddle Dee hace su trabajo. Incluso estos seres no son tan relevantes para el juego, contando con vidas ilimitadas, y estando a merced de que la pantalla siga únicamente a Kirby. Lastima que para aprovechar esta dinámica, no se hayan integrado entornos especiales con retos exclusivos de ella.

Inclusive, tampoco se dio una gran función a la compatibilidad con los Amiibo de Meta Knight, King Dedede y Kirby, ya que únicamente activan poderes adicionales momentáneamente que no son tan importantes.

Una vez más, Nintendo se las ingenia para sorprendernos visualmente con un juego para una consola de menor poder que sus competidores actuales. El estilo de plastilina en pantalla es vibrante, y aún mejor es la calidad de la animación utilizada. La acción no corre a 60 cuadros por segundo, pero no se confundan, esto es completamente intencional, para que se asemeje a una película Stop Motion. Lastima que por el tipo de gameplay, sea casi imposible el poder contemplarlo en la pantalla del televisor, al estar atentos a todo momento al gamepad.

kirby-rainbow-screen5

No solo se ve muy bien, sino que se escucha increible. La banda sonora está formada en parte por una amplia cantidad de melodías de muchos juegos de la serie, incluyendo clásicos originales de Kirby 64 The Crystal Shards o del venerado Super Star, todas con diferentes arreglos que suenan grandiosos en su mayoría. Inclusive, muchas de las piezas compuestas originalmente para este nuevo capítulo son extraordinarias, como el asombroso tema llamado Woodland Battle.

calificación-chica-ochoConclusión

Kirby And The Rainbow Curse es mucho más que ternura, plastilina y arcoiris, es una retadora aventura, que nos demuestra de nueva cuenta que la simplicidad no está peleada con la calidad. Nuestro viaje al lado de Kirby no estará exento de algunos malos ratos, y una que otra maldición que gritaremos cuando no sigue
plenamente nuestras instrucciones. Sin embargo, siempre suele provocar muchas más sonrisas.

Aciertos
  • Sencilla pero retadora fórmula de juego.
  • Creativo diseño de niveles con geniales mecánicas de gameplay.
  • Amplia gama de coleccionables que aumentan el interés por volver a jugar.
  • Increíble y detallado aspecto visual que parece sacado de una película stop motion con plastilina.
  • Grandiosa banda sonora que mezcla melodías clásicas con nuevos melodías geniales.
Errores
  • Reciclaje un poco descarado de jefes y algunas mecánicas de juego.
  • Modalidad multijugador que vuelve demasiado fáciles la gran mayoría de las misiones.
  • Ligeros problemas de control y de reacción del personaje.
  • Ciertas secciones dentro de los escenarios se siente como relleno para alargarlos.