mario-kart-8-nota-review

Desafiando mucho más que a la gravedad.

Desde sus ya recónditos inicios hasta el día de hoy, Mario Kart es de esas pocas sagas que nos han mantenido tan pegados al control como el primer día, y que han roto un incontable número de amistades desde aquel entonces. La octava entrega está llegando intrépidamente a Wii U, prometiendo revitalizar tanto la fórmula del juego, como las ventas de un sistema que lucha por mantenerse tan vigente como esta franquicia.  Por fortuna no hay de que preocuparse, puesto que no obstante todos los cambios, esa fórmula de frenética competencia y diversión aún se conserva, e incluso, se incrementa en varios sentidos.

¿Cuál es el cambio radical que propulsa a esta entrega de Kart hacia nuevos horizontes? Pues la respuesta la encontramos en la incorporación de circuitos con secciones antigravedad. Al pasar sobre ciertos objetos colocados sobre el terreno, el vehículo que manejamos se transforma fugazmente, para desplegar una especie de paneles antigravedad, que nos dejan conducir de manera vertical por un muro, e incluso totalmente de cabeza. Mientras nos mantenemos en esta modalidad, cada choque que realizemos con los rivales nos otorga otra especie de miniturbo adicional; algo que no siempre puede resultar tan benéfico, pues en secciones angostas llega a ser sencillo el perder el control y caer el barranco.

mkthumb2Este nuevo elemento, sumado a la reincorporación de poder sumergirnos en el agua o el planear brevemente, le han permitido al maestro Hideki Konno y su equipo, el crear escenarios de carreras majestuosos y sumamente creativos. Sin mucha discusión, el repertorio de circuitos nuevos presentados es de los mejores de toda la saga. Basta con surcar los cielos en Cloudtop Cruise, dezlisarnos por Mount Wario,  o sumergirnos en Dolphin Shoals para comprobarlo. También la gran mayoría de las pistas retro son sólidas elecciones, siendo algunas un tanto rediseñadas para agregarles los nuevos elementos de este capítulo.

Probablemente lo notaron a primera vista, sin embargo, no podríamos dejar de confirmarlo, este es el juego visualmente más espectacular que jamás haya desarrollado Nintendo. No solo lo decimos por la increíble y llamativa gama de colores empleados o los deslumbrantes efectos de luz, sino también por el más mínimo detalle que se agregó a la animación de los personajes. Para completar este festín, la compañía nos deleita con una alucinante banda sonora que presenta melodías grabadas en sesiones en vivo, con el famoso y único estilo Big Band. Por ello, en cuanto a aspectos técnicos, no dudamos en colocarlo incluso sobre el sensacional Super Mario 3D World.

marioscreen1

La adición de objetos al ya bien conocido repertorio de la franquicia es otro aspecto que aumenta el entretenimiento de cada carrera. El boomerang es bastante útil, debido a que podemos utilizarlo en tres ocasiones y en que su trayectoria de ida y vuelta es capaz de golpear a cualquier rival que se le cruce. De igual forma lo es la bocina, que finalmente nos permite librarnos directamente del letal caparazón azul. El super ocho (tal y como su nombre lo indica) nos concede simultáneamente ocho objetos para usarlos sucesivamente.

Aunque en realidad, nuestro nuevo objeto favorito es la planta carnívora, que ataca a los enemigos y uno que otro obstáculo cercano, además de impulsarnos un poco con cada mordida que realiza. De la reintegración de la moneda mejor ni hablar, puesto que existen suficientes a lo largo del entorno, que la suma de dos monedas suele no servir de mucho.

mkthumb4Es una pena que el balance de aparición entre los aditamentos aún es un tanto errático, pues nos tocó presenciar jugadores en segundo lugar a los que misteriosamente les concedían objetos tan poderosos como el super ocho. Lo rescatable, es que para nada nos enfrentamos a partidas tan injustas o arbitrarias como las del lanzamiento para Wii. Más bien, la diferencia la hace el ya no poder portar dos objetos simultáneamente, una variante a la que seguro les costará adaptarse a los seguidores de cada título, pero propicia enfrentamientos más intensos.

En esta ocasión contamos con una gama de 30 personajes a nuestra disposición, de entre los que encontramos a los ya clásicos medianos como Mario o Peach, pesados como Bowser o Donkey Kong, y ligeros como Toad o Koopa Troopa. Así mismo, disfrutamos del debut de los revoltosos Koopa Kids, Peach de Oro Rosa y Baby Rosalina, cada uno con sus respectivas características de peso e inquieta personalidad.

marioscreen2

El balance entre los personajes disponibles en ocho ha sido bastante cuidado, por lo que ahora no seremos presas del dominio tan marcado con el contaban algunos corredores previamente, como el de Funky Kong o Metal Mario. Lastima que en el roster final fueran omitidos íconos tan importantes y populares como el mismísimo Diddy Kong o Bowser Jr.

mkthumb1Tal y como en Mario Kart 7, La diferencia a la hora de manejar la hace la personalización de nuestro vehículo. Seguimos siendo capaces de seleccionar un tipo de cuerpo, llantas y planeador o paracaidas, cada uno contando con características propias, que cambian radicalmente la sensación de manejo. Ya sea que se prefiera un auto enfocado a la velocidad, o un vehículo todo terreno con gran tracción, existe una amplia gama de partes para cubrir muchas necesidades. El recolectar varias de ellas sigue siendo la única forma de desbloquearlas, e igual que antes, otorgan un ligero incremento de velocidad en plena competición.

Pese a la incursión de las cuatrimotos y una buena gama de partes para personalización, tal vez nos hubiera gustado el recorte del roster para introducir una mayor cantidad de automóviles o motocicletas. Bueno, tendremos que conformarnos con las geniales motocicletas de Yoshi o de Wiggler, o por que no, con los flamantes vehículos estilo F1 o deportivos.

Y hablando de las partidas, hemos de mencionar que las carreras de cuatro jugadores de forma local son tan frenéticas y emocionantes, como las del inolvidable Mario Kart 64. Como siempre (y como debe de ser), habrá ocasiones donde termines maldiciendo a tus amigos o compañeros por ganarte de último momento o aventarte hacia un barranco, pero también otras tantas donde presumas una de tus victorias. Esa si es la verdadera esencia de este género, una que tantos otros desarrolladores han intentado igualar, solo que nunca han logrado perfectamente igualar.

marioscreen3

La funcionalidad en línea es otro de los puntos que ha sido robustecido, y cuenta con soporte para hasta doce jugadores simultáneos. Aquí seguimos con las variantes de competencias mundiales, regionales o exclusivamente contra amigos registrados, ya sea que participemos en carreras o en batallas. Al igual que desde su introducción en la versión de DS, nuestras victorias y derrotas son reflejadas ante nuestros oponentes, para así determinar nuestro ranking internacional.

La mayor nueva  ventaja que nos proporciona el Gamepad en línea es la de dejarnos comunicarnos por chat de voz con nuestros amigos, ya que Nintendo permanece con sus restrictivas políticas de no permitir la comunicación de esta manera con extraños. Al menos somos capaces de mandar mensajes pregrabados de texto estilo “buena suerte” u “ojalá lo haga mejor la próxima” .

Claro, el look puede ser muy importante, pero también lo es la jugabilidad, y aún más si hablamos de un título de carreras.  En este aspecto podemos despreocuparnos, ya que la acción se desarrolla a 60 cuadros por segundo en pantalla, lo que nos da una sensación de fluidez de movimiento sin igual. Esta velocidad incluso se conserva en la modalidad para dos jugadores de manera local, lo que demuestra que mediante un buen desarrollo, la consola aún cuenta con el suficiente poder como para sorprendernos.

Por desgracia, esto no se transmite a la modalidad para cuatro jugadores en un solo sistema, ya que en ella, la acción se lleva a cabo en tan solo 30 cuadros, y con algunos cambios visibles en el apartado gráfico. Una pequeña queja más la encontramos en la funcionalidad para visualizar la imagen directamente en el Gamepad. Esta función literalmente refleja lo que se despliega en el televisor, eliminando la posibilidad de que en multijugador el usuario con este mando disfrute de una visión completa. Otra oportunidad desperdiciada la vemos en la forma de desbloquear los vehículos o las partes adicionales, ya que estas siguen otorgándose de forma aleatoria al recolectar cierto número de monedas.

marioscreen4

Todas estas problemáticas son pequeñas, a comparación del contratiempo principal que presenta esta octava entrega. Las que antes fueran intensas y frenéticas batallas, ahora se han transformado en competencias bastante aburridas. El dilema está en el cambio de los escenarios, puesto que las partidas ya no se llevan a cabo en arenas cerradas de combate,  sino en algunas de las pistas que forman parte de las carreras habituales. Con todo y que 12 participantes forman parte de estas contiendas, la verdad es que no otorgan la misma emoción que los escenarios previos.

mkthumb3
Conclusión

No es sencillo el decidir cual Mario Kart es mejor que el otro, puesto que cada uno han contado con sus propias fortalezas, que los han hecho los favoritos de millones de jugadores muy diferentes alrededor del mundo. Aunque eso sí, Mario Kart 8 cuenta con tantas buenas características, que bien podríamos colocarlo en el podio de honor de la serie. Nintendo nos sorprende y lo hizo una vez más: ha creado un juego de carreras de karts que disfrutaremos al máximo, no importando si lo jugamos solos para desafiar los mejores tiempos en línea dentro de Time Trial o en compañía de nuestros amigos en una tarde memorable, esta experiencia frente al volante es única.

 

Aciertos

- Nuevas mecánicas de juego que expanden satisfactoriamente la fórmula.

- Impresionante apartado visual y sonoro.

- Robusta y divertida modalidad en línea.

- Gran variedad de personajes,  vehículos y partes para personalización.

Errores

- Cambios drásticos y aburridos para la modalidad de batalla.

- CIertas restricciones anticuadas en la opción en linea.

calificaciónkart

  • GokuGT

    Muy buena esta entrega de MK. Solo podría decir que jugarlo con el Wii remote es un poco cansado ya que no es tan ergonómico (después de 3 hrs la mano se te cansa).