middle-earth-nota-reviewUna historia que estremece a la Tierra Media

Disponible para: PC, PS3,PS4, Xbox One y Xbox 360 (reseñado para Xbox One)
Lanzamiento: 07/10/14 (Latam)
Publisher: Warner Bros Interactive

A primera vista, los fans de Assassin´s Creed podrían asegurar que el eje medular de Middle Earth: Shadow of Mordor está fundamentado en aquella famosa franquicia de Ubisoft. No se puede negar que el hecho de escalar altos muros, ejecutar movimientos sigilosos para acabar con el enemigo a quemarropa, o bien, combatir con asombrosos movimientos e increíbles ejecuciones a una turba de orcos, son parte de los detalles que en ocasiones pudiesen hacernos sentir dentro de una atmósfera ya conocida.

Sin embargo, Monolith supo dotar a Middle Earth: Shadow of Mordor con un aire propio, y es que no es para menos. Nos encontramos ante una nueva entrega cuya temática fue desarrollada para entrelazarse con los acontecimientos expuestos en las legendarias hazañas de The Hobbit y la clásica trilogía de The Lord of the Rings. Quizá muchos puristas del trabajo literario de J.R.R. Tolkien no consideren a esta nueva entrega como parte del canon oficial, e incluso, les cause repulsión la simple existencia de este título.

A pesar de ello, la adaptación que el equipo desarrollador realizó no demerita a la saga principal. Por el contrario, nos permite tener una perspectiva complementaria, ya que a lo largo de la campaña principal podemos apreciar diversas conexiones con eventos o ciertos personajes de la historia original.

shadowthumb4Uno de los conceptos que distingue a Middle Earth: Shadow of Mordor en sí es la capacidad de manejar a dos seres dentro de un mismo cuerpo. Como ya lo sabíamos desde el momento en que fue anunciado el juego. Talion quien es un montaraz al igual que Aragorn, recibe la asistencia de Celembridor, quien es un espectro engañado por Sauron quien en su momento forjó los anillos de poder. Y cuyo objetivo es buscar venganza.

Con tan solo apretar un botón podemos cambiar a la modalidad espectro, en ésta es posible apreciar todo el entorno alternativo que también podían ver Frodo y Bilbo justo cuando portaban el anillo maldito. Solo que en esta ocasión encarnamos a “Celembridor“. Pero lo importante de dicha modalidad es que se puede identificar varios elementos del escenario, pero sobretodo los diversos enemigos en la zona. Otra cualidad del espectro es poder recolectar diversos objetos capaces de recobrar nuestra energía.

Al seguir adentrándonos en la acción de este juego se llega a uno de los puntos que la da su razón de ser, cuando no la que más. Me refiero al sistema “Némesis”, gracias a éste podemos sacar mucho provecho de la eterna situación llena de rivalidades, envidia, codicia y venganza. Mismas que siempre han estado presentes entre las filas orcas. Gracias a este sistema, será posible infiltrarnos en la organización militar de Sauron y provocar su desplome desde su interior.

La cosa está así, el ejército de Sauron cuenta con una larga cadena de mando, donde existen diversos capitanes, quienes a su vez responden ante otros lugartenientes, y así subsecuentemente. El objetivo de Talion y Celembridor es hacerse de un soplón con el que puedan contar dentro de las huestes enemigas. Ahí es donde entra en acción “Ratbag”, quien no es más que un cobarde orco con aspiraciones de grandeza, quien haría lo que fuese para aumentar su posición dentro del ejército.

middle-screen1
Gracias a ésta rata soplona es viable la obtención de información respecto a los movimientos de las tropas orcas a lo largo del juego.

shadowthumb2Pero lo más importante es el conocimiento de los puntos débiles de los diversos mandos del ejército. Por tal motivo es crucial la obtención de información. Quizá el detalle que más se disfruta es dominar la mente de un enemigo y dejar que éste haga el trabajo sucio por nosotros. Ejemplo de ello es ordenarle a nuestro poseído el asesinato de su superior, de esta forma si se tiene éxito, nuestro esclavo comenzará su ascenso dentro del ejército. Lo que se traduce en grandes beneficios; ya que todos los privilegios que gane nuestro orco poseído serán para nosotros. No solamente controlaremos a un oficial, sino a sus subordinados, lo que facilita la ejecución de ataques de mayor escala, así como emboscadas por tan solo mencionar algunos aspectos.

Además de las misiones obligatorias de la campaña principal donde nos veremos cara a cara con varios de los caudillos más poderosos de Sauron, existen otras misiones opcionales que vale la pena no despreciar, puesto que es a través de éstas donde podremos dar caza a otros lugartenientes del ejército orco, pero sobre todo podremos acumular una mayor cantidad de experiencia lo que se traduce en el aumento de nuestro nivel de poder.
shadowthumb1Una de las características que vale la pena resaltar es la versatilidad del esquema de juego, puesto que si se fracasa en el intento de asesinato de un capitán, por default éste mejorará no solo su sistema de defensa, sino que aumentará el número de sus fuerzas cercanas.

Tal como lo comentaba al principio de esta reseña, no se puede dejar de lado el explícito apego que Middle Earth: Shadow of Mordor tiene con Assassin´s Creed, porque al igual que este último seguimos contando con un botón para el ataque básico, otro de defensa, al igual que otros para defendernos y contraatacar. No conforme con esto está el clásico sistema de mejoras, donde podremos equipar a nuestro protagonista con diversos elementos que le permitirán aumentar su potencia de ataque, velocidad, resistencia, salud, equipamiento militar, y por supuesto no podían faltar las habilidades especiales. A través de éstas es donde sale a relucir los poderes sobrenaturales que Celembridor le brinda a Talion.

middle-screen4

Por si fuese poco, también se muestran otras similitudes con el esquema de funcionamiento de Batman Arkham, debido a que los encuentros con diversos enemigos a la vez será una de las constantes del juego, por lo que tendremos que atacar, bloquear o esquivar y contraatacar, nada nuevo que no hayamos visto anteriormente.

Al principio en lo que se genera experiencia y mejoramos nuestra situación de combate, lo más conveniente será aniquilar a unos cuantos orcos, e inmediatamente emprender la huida. Posteriormente conforme nos hagamos con nuevas habilidades, cada uno de los combates se convertirán en meras rutinas que nos limitarán a esquivar y contraatacar. Desde luego reconozco que llegado este punto el esquema de juego se vuelve bastante repetitivo, no obstante, un factor que le agrega sabor a los interminables combates son las distintas opciones de ejecución.

Si bien es cierto que Monolith puso en nuestras manos un mapa de mundo abierto, éste resultó ser acorde a las necesidades del juego, pero tampoco fue un mapa inmenso que exigiera largos trayectos de desplazamiento de extremo a extremo. Otro punto del que definitivamente se esperaba más era su historia, ya que se perfilaba como uno de los principales atractivos del juego, cuando no el que más.

middle-screen2

A pesar de ello, la historia no causa el suficiente impacto por lo que en varias ocasiones no resulta ser tan poderosa. Tal como lo dije al principio de esta reseña quizá este punto no sea el más apreciado y sí el más repudiado por aquellos que se jacten de ser eruditos del trabajo literario de J.R.R. Tolkien. Es de reconocer que su sistema Némesis es uno de los platos fuertes a la hora de entablar combate con las hordas de Sauron, sin duda la posibilidad de quebrar las filas del ejército de este antagonista mediante el control mental de alguno de sus principales caudillos, es un ingrediente que le da un sabor agradable al sistema de juego.

calificación-mordorConclusión

Shadow of Mordor no es un juego que revolucione el esquema de acción en tercera persona, ni mucho menos muestra aspectos que no hayamos visto con anterioridad en otras sagas de la industria. Simplemente supo reunir aquellos aspectos capaces de ofrecer una interacción fluida, pero muy cautivante, por lo que en todo momento se puede sentir esa atmósfera que nos sumerge dentro de un entorno cautivante. Si es cierto que aprovecha elementos clave del trabajo de Tolkien, es por mucho el título más sobresaliente en cuanto a acción se refiere que se haya desarrollado para el universo de Lord of the Rings.

En sí, el trabajo de Monolith fue desarrollar un título digno de entrelazarse con los eventos ya conocidos en esta saga.

Aciertos
- Entrelaza su temática con el trabajo original de J.R.R. Tolkien.
- Versatilidad para controlar a dos seres dentro de un mismo cuerpo.
- Sistema Némesis que mantiene las circunstancias del juego en interesantes  cambios constantes.
- Robusto sistema de Personalización.
- Justo sistema de recompensas.
 Errores
- Luego de unas horas la mecánica de juego se vuelve bastante repetitiva.
- Historia que en varias ocasiones flaquea.
- No revoluciona de ninguna forma el género de acción en tercera persona.

lalo-signature 2