Reseña Tales of XilliaAmérica tuvo que esperar dos años para que Tales of Xillia saliera de Japón, en donde fue lanzado desde el 2011 con motivo al décimo quinto aniversario de la serie. Mientras aquí apenas comenzamos a conocer a Milla y Jude, en Japón ya está por estrenarse una secuela, que llegará a nuestro continente el próximo año, garantizando que esta historia se mantendrá vigente al menos por un tiempo considerable.

La franquicia Tales ha estado presente desde hace 15 años y ha experimentado una gran cantidad de cambios y evoluciones desde el lanzamiento de Tales of Phantasia en 1995. Xillia se esfuerza por mantener las características más interesantes de la franquicia; pero el mismo tiempo presenta cambios substanciales que le dan una identidad diferente a los anteriores.

Antes de comenzar nuestra aventura, somos capaces de seleccionar a uno de los dos protagonistas: El joven e ingenuo estudiante de medicina Jude Mathis y Milla Maxwell, la misteriosa chica que es acompañada por espíritus de los 4 elementos. Ellos viven en un mundo en el que la humanidad depende de la energía de los espíritus para ejecutar las labores de su vida cotidiana. Dicho flujo energético es utilizado por ciudades enteras, e incluso hasta barcos y aeronaves.

Por hazares del destino, los caminos de Jude y Milla se cruzan, por lo que juntos terminan descubriendo un laboratorio en el que una peligrosa arma está siendo desarrollada. La autoproclamada “Lanza de Krensik” utiliza la energía de los espíritus hasta el límite, lo que representa un riesgo para ellos y hasta para la humanidad en si. Al no contar con otra alternativa, ambos se disponen a ponerle fin a esta inminente catástrofe, la cual podría desencadenar una guerra a gran escala con el país vecino.

Varios de los puntos débiles de esta entrega podrían significar una barrera difícil de superar, a pesar de que los seguidores del género estén acostumbrados a esta clase de problemas. Desde la inversión de largas horas para recolectar recursos, artículos o experiencia dentro de escenarios monótonos, hasta el cansado proceso de enfrentar a los mismos enemigos una y otra vez, Xillia no se salva de seguir una línea de errores demasiado comunes.

Aún así, el juego cuenta con un casting de personajes entrañables, una narrativa que captura al jugador y lo sumerge en un sistema de batalla complejo pero altamente gratificante, sobretodo para aquellos con la paciencia suficiente para entenderlo. Si te gustan este tipo de juegos de rol con toques de anime, definitivamente deberías de darle una oportunidad.

Calificación:
7.5