wolfenstein-review-nota

El legado de la vieja escuela aún vive.

Al hablar hoy día de los juegos FPS, es imposible dejar de lado a Wolfenstein, pionero por excelencia en este género, que desde sus inicios sentó muchas de las bases que han popularizado a los títulos de su clase hasta nuestros días, y sin duda ha posicionado al género FPS como uno de los más apreciados dentro de esta industria.

Desde la aparición del primer Wolfenstein, los amantes de los FPS hemos podido disfrutar de una experiencia de juego de la segunda guerra mundial, un tanto cuanto irónica, fantasiosa, sangrienta y en ocasiones irreverente. Aspectos que luego de más veinte años siguen siendo apreciados sin importar el paso del tiempo. Lo curioso de todo es que es el primer título de la saga donde idSoftware no estuvo involucrado. Por su parte, el estudio sueco, Machine Games fue el encargado de tomar el relevo y el resultado fue Wolfenstein: The New Order.

En primera instancia, si eres uno de los fanáticos de los juegos FPS que gusta entablar diversas partidas en el sistema multijugador, de entrada podemos decirte que este título no será para ti. Debido a que el equipo desarrollador no contempló ningún esquema de este tipo, por lo que centró todos sus esfuerzos en la historia del juego. Ésta nos plantea que la Alemania Nazi de Hitler ganó la segunda guerra mundial, y con ello la dominación del mundo en los años posteriores.

wolfensteinthumb1The New Order es el primer título de la saga en mostrarnos un escenario de esta naturaleza, no obstante, dicho planteamiento ya había sido abordado por “Mortyr” en 1999. La diferencia, radica en que Machine Games sí supo exponer una historia de una forma adecuada, tan es así que logra mantener la atención de principio a fin, por lo que nos atrevemos a decir que es uno de los pilares sólidos de esta producción.

Como era de esperarse, BJ Blazkowics sigue siendo por tradición nuestro héroe de guerra, sin embargo, en esta ocasión dicho protagonista muestra una personalidad mucho más carismática que en las entregas pasadas, aspecto que realza varias de las situaciones emotivas del juego, que por difícil que parezca están presentes a lo largo de la campaña.

A diferencia de sus predecesores, Wolfenstein: The New Order, nos presenta a los batallones nazis de una forma mucho más apegada a la realidad, en vez de mostrarnos abominaciones nazis, poderes arcanos que nos trasladan a otras dimensiones, o simplemente enemigos infestados de químicos para modificar su imagen, la apariencia del soldado nazi es completamente natural. Sin embargo, el sello que le otorga un distintivo al juego, radica en exponer la avanzada maquinaria de guerra que el régimen del tercer Reich logró levantar desde el tiempo de la segunda guerra mundial.

wolfenscreen1

Algo que vale la pena destacar a lo largo del juego, es la adición del sistema “perks”, gracias a esto, podemos elegir en todo momento por cuatro estilos de combate para abrirnos paso a lo largo de la campaña. Dependiendo de la situación se puede elegir entre la infiltración, el esquema táctico, asalto, o demolición. Sobra mencionar que dependiendo de nuestra forma de jugar, se ganará mayor puntuación, e incluso, será factible desbloquear ciertas ventajas relacionadas al estilo de combate que se elija.

wolfenthumb2Sin duda, asesinar de manera sutil y silenciosa con el cuchillo, es uno de los puntos más atractivos del combate, debido a que nos permite realizar diversas ejecuciones salvajes desde los más recónditos gritos del silencio. Pero eso no es todo, porque arrojar cuchillos a diestra y siniestra nos evita enfrentamientos a gran escala.

Sin embargo, no hay nada como entrar en combate al estilo de la vieja escuela, donde la gloriosa acción e interminables balazos son la mejor música que deleite nuestros oídos. Por su parte, los escenarios de la campaña son bastante amplios, lo que favorece varios caminos para alcanzar nuestro objetivo, así mismo, existen numerosos lugares secretos donde nuestro esfuerzo es recompensado con diversos objetos coleccionables.

A diferencia del pasado Wolfenstein de 2009 y Return to the Castle: Wolfenstein de 2003, el equipo desarrollador enriqueció la trama de esta entrega a través de la implementación de varios crímenes de guerra, por ello, dentro de la historia se nos permite conocer una perspectiva alterna de los prisioneros de guerra.

La recolección de municiones, botiquines médicos y demás objetos resultó ser bastante impráctica, porque a diferencia de otros títulos FPS, donde basta con acercarse al objeto para reclamarlo, aquí se debe presionar constantemente un botón para recolectarlo, aspecto que bien pudo haber sido mejorado, ya que lo hace retroceder comparado con otros títulos del género.

wolfenscreen2

Sobra decir que el armamento no rompe los esquemas convencionales, no obstante, lo más atractivo es poder disparar dos armas al mismo tiempo, si bien es cierto que este detalle ya lo hemos visto franquicias como Halo y Resistance, resulta ser algo enajenante pero al mismo tiempo es una opción nada despreciable en este género.

Otro punto a favor es la posibilidad de mejorar la capacidad de nuestras armas, por lo que si quieres contar con mayor número de municiones en el cargador o más granadas en tu inventario, es necesario cubrir ciertas cuotas de muerte con cada una de éstas, lo que obliga a modificar nuestra estrategia de juego constantemente.

Algo que le da un toque dinámico a nuestras misiones, son los comandantes nazis, quienes en esta ocasión se roban cámara, puesto que en los últimos niveles de dificultad, si alguno de estos oficiales te sorprende, además de activar la alarma, pedirá una inmensa cantidad de refuerzos. En caso de no eliminarlos, las tropas nazis seguirán llegando en cuantiosos números de forma infinita, por lo que en estas situaciones el sigilo será nuestro aliado.

Hasta este momento todo pudiese parecer gloria, sin embargo, Wolfenstein: The New Order arrastra un estigma, y radica en la inteligencia artificial, puesto que no resultó ser nada sorprendente, se puede decir que cumple con su trabajo para el estilo de juego que fue diseñado. En donde se llega a apreciar un mejor nivel de reto es frente a los robots y a los canes mecanizados, porque nos orilla a implementar ciertas tácticas que permitan acabar con éstos, rompiendo el clásico molde de combate.

Dentro del aspecto visual, este título no logra detonar el máximo potencial de las nuevas consolas, sin embargo, los 1080p y los 60 cuadros por segundo que nos proporciona el motor id Tech 5 no son nada despreciables. Nos hubiese gustado contar con un nivel de iluminación mejor logrado. A pesar de ello, un aspecto que compensa esta temática es el esmerado trabajo artístico, mismo que se aprecia tanto en los personajes, al igual que en los escenarios.

wolfenscreen3

Por su parte, la banda sonora cumple en todo momento, resaltando esos momentos emotivos, así como aquellos donde el fragor de la batalla nos mantiene tensos y pegados a nuestros asientos. Algo que supo mantener Machine Games con lujo de detalle en cada uno de los combates, fue el estilo sanguinario y dantesco con el que es posible destazar a los oponentes, y cuando decimos destazar nos referimos a una auténtica carnicería humana, donde cortar cabezas, reventar cuerpos, cercenar extremidades humanas, mientras se salpican los pasillos con rojo escarlata es tan solo una pequeña parte de este sangriento y cruento festín.

Todos estos elementos permiten que los veteranos fans de Wolfenstein podamos sentirnos inmersos una vez más en esa atmósfera clásica, la cual inmortalizó a id Software desde hace más de dos décadas, e inclusive, sigue demostrando que los títulos FPS inspirados en la segunda guerra mundial aún poseen ese toque de magia y diversión.

wolfenthumb3Conclusión
Está claro que Wolfenstein: The New Order, no propone nada nuevo en los elementos que conforman a su sistema de juego, ni mucho menos es un título que trate de aparentar cambios donde no los hay. Simple y sencillamente lo que hizo Machine Games fue traer al presente una de las sagas legendarias del género FPS. Y supo inyectarle nueva sangre y vida, a través de una historia sólida que en buena parte compensa la ausencia de un esquema de juego multijugador. De igual forma, el estudio sueco logró demostrar que no es necesario seguir la fórmula establecida por Call of Duty o Battlefield para hacer un trabajo decente.
Aciertos

- Posibilidad de disfrutar de cuatro estilos diferentes de juego.

- Gran trabajo artístico y visual en general.

- Una historia bien fundamentada.

- Geniales Easter Egg y detalles extra que retoman elementos de la saga.

 

Errores

- Algunas fallas en la inteligencia artificial de los enemigos.

- Armamento sin grandes cambios y bastante predecible.

- Mecánica de recolección de objetos poco eficiente.

- No ofrece sistema multijugador.
calificación-wolfen

firma lalo

  • LuisWapillo

    Excelente reseña, ahora solo toca jugarlo y revivir esos juegos de antaño alejado un poco de las formulas modernas