Antes de que el futuro pueda ser ganado, la historia necesita ser escrita. Call Of Duty, una de las sagas con mayor trascendencia en el mundo de los First Person Shooters incursiona en la nueva portátil de Sony. En este debut, Activision y el estudio que desarrolló Resistance Burning Skies, NStigate Games, nos ofrecen una campaña renovada en su totalidad. Por si fuera poco, han integrado una serie de misiones llamadas “Special Ops”, específicamente diseñadas para esta plataforma móvil.

La interfaz de la pantalla mantiene un gran parecido a las entregas previas de esta saga. La diferencia en esta versión, es que se cuenta con dos grandes íconos a la derecha de la pantalla. Basta tocar alguno de ellos para utilizar el cuchillo o lanzar una granada en el momento que se requiera, por lo que realizar ataques cuerpo a cuerpo es bastante intuitivo. Al accionar estos comandos aparece un círculo en pantalla que nos indica el lugar donde atacaremos. Por lo demás, les mencionamos que el segundo stick de Vita permitió a Nstigate Games trasladar perfectamente la sensación de un verdadero FPS.

Declassified muestra un desempeño en pantalla aceptable, aunque no es tan fluido como las entregas para consolas de esta generación. Al menos destacamos que en momentos el apartado visual es bastante llamativo, con varios efectos especiales que lucen espectaculares. Lástima que no podamos decir los mismo de ciertas texturas, pues algunas lucen como de un juego de PSP. Sin embargo, no es un aspecto que demerite la presentación del juego o bien, obstruya la dinámica del mismo.

El apartado multijugador cuenta con modalidades disponibles para hasta ocho jugadores simultáneos en línea. Pese al limitado número de participantes, los enfrentamientos son hasta ahora lo más cercano que tenemos en consolas portátiles, al popular multijugador que caracteriza a la franquicia. En el podemos disfrutar de diversos modos de juego, encontraremos los clásicos perks para modificar nuestras habilidades y la adaptación de mapas clásicos como Nuketown, que fue reducido a tan solo una pequeña casa llamada Nuke House. Así mismo, una de las únicas opciones que nos permiten operar de forma cooperativa es llamada “Hostiles”, donde tenemos que combatir, junto con otros jugadores, incesantes hordas de enemigos en una batalla por la supervivencia.

Aunque es visible el gran esfuerzo de Activision por hacer de este un título estelar, en varios sentidos nos ha quedado a deber. Sinceramente, el juego sigue sintiéndose como un port a medias de lo que nos ofrece normalmente COD. Uno de los errores remarcables es la ausencia de la divertida modalidad de Zombies que se ha integrado en cada lanzamiento. ¿Como es posible que tras el suceso de esta opción se haya preferido incluir una genérica alternativa cooperativa?