Hace años Sega anunció el desarrollo de un nuevo título alterno del amado Sonic The Hedgehog, al inicio la reacción fue de incertidumbre, pues siendo sinceros ya han habido demasiados juegos del erizo que nos han decepcionado (¿Alguien mencionó Sonic R de Saturn?). Aunque la labor parecía imposible, el estudio Sumo Digital logró sorprender a propios y extraños con Sonic & Sega All Stars Racing.

Sonic and All-Stars Racing Transformed eleva el concepto de las tradicionales carreras de Karts, creando una experiencia única en varios aspectos. Ya antes podíamos correr en vehículos diferentes dentro de un juego, pero el concepto de Transformed va mucho más allá. No sólo los vehículos se transforman en veloces automóviles, potentes botes motorizados o espectaculares aeronaves, sino que el entorno mismo puede cambiar mientras se desarrolla la carrera.

El multijugador está compuesto por dos principales categorías. La primera de ellas es el infaltable modo para cuatro jugadores de forma local. Esta es una alternativa que hasta el momento, sigue siendo para muchos la única forma de disfrutar de las carreras de karts virtuales. Además de las carreras, se incluyeron arenas de combate, donde los participantes arrojan un sin fin de objetos para eliminar a los rivales. Cabe mencionar que al jugar en pantalla dividida, la calidad de los gráficos se ve reduce un poco.

En lo referente a los aspectos técnicos, contamos con tres puntos a destacar. Visualmente el juego suele ser espectacular, pues los gigantescos escenarios ostentan un sin fin de detalles o sucesos que ocurren mientras corremos en ellos. De igual forma, la banda sonora presenta remixes de melodías clásicas de aquellas sagas. Consideramos que la mayoría de los temas son dignos de ser escuchados atentamente por los fanáticos de la compañía. Por último, nos encanta que las características de los personajes puedan ser modificadas, una vez que ganamos experiencia utilizándolos. De esta forma al fin disfrutaremos de nuestro corredor favorito, olvidándonos de tener que seleccionar a otro con mejores estadísticas.