Cuando nos movemos estamos obligados a decir que nuestro desplazamiento es en tres dimensiones, aunque en realidad siempre nos movemos en una dimensión extra, “El tiempo”, no podemos decidir en qué dirección desplazarnos sobre éste ni la velocidad en la que transcurren estos desplazamientos, nosotros siempre nos movemos hacia adelante en el tiempo. Pero, ¿Qué pasaría si pudiéramos influir de alguna manera o hasta decidir libremente si adelantar o regresar el tiempo?

Quantum Break nos pone en los zapatos de Jack Joyce, un joven entusiasta que trata de salvar al mundo de el fin del tiempo… sí, así como suena, por razones que no mencionaré para no arruinar la sorpresa, Jack Joyce adquiere el poder de “controlar” el tiempo y utilizar un grupo de habilidades relacionadas a éste que lo ayudarán a resolver el apocalíptico problema en el que se ve envuelto; una corporación malévola con fines misteriosos y un enemigo con el que compartes demasiado, son parte de los obstáculos que tendrás que sortear para poder regresar al mundo a la normalidad.

La trama que nos propone Quantum Break pareciera que no es tan original, que este tema de los crono-viajes y el único héroe capaz de corregir el mundo es más un cliché que una buena historia, pero es todo lo contrario, dentro de lo que conocemos o hemos visto en relación a estas historias, el juego verdaderamente innova con personajes y situaciones fuera de lo que estamos acostumbrados, al héroe lo amas, al villano lo odias y viceversa, es más, en ocaciones puedo jurar que sentí empatía con todos y cada uno de los personajes.

Sobre esto podemos mencionar también que el estudio realizó un gran trabajo de Casting, ya que contamos con las actuaciones de Shaun Ashmore (X-Men, The Following), Dominic Monaghan (The Lord of the Rings, Lost), Courtney Hope (Walker Texas Ranger, CSI: Miami), Aidan Guillen (Game of Thrones) y muchos más.

Esto le da un valor agregado al juego bastante bueno ya que conoces las caras de los personajes y los relacionas involuntariamente con una parte importante de la cultura Geek, además se presta para varios GAGs dentro del juego que captarás fácilmente si has visto los demás trabajos de los actores.

El Gameplay se siente bastante familiar en su centro, la base es como cualquier juego de acción y disparos en tercera persona, pero las seis habilidades temporales con las que cuentas hacen que se sienta fresco y revitaliza la fórmula, desde un “sonar” visual que muestran a los enemigos y puntos de importancia, hasta una bomba que elimina a los enemigos y detiene el tiempo a su alrededor, además los enemigos mantienen un crecimiento de dificultad acorde a las habilidades que vas adquiriendo o mejorando, esto genera que en ningún momento te sientas invencible y el juego se torne demasiado fácil, cada enemigo tiene una manera de ser derrotado y buscar sus debilidades va a ser un reto, pero una vez que descubras cómo vencerlos la sensación será mucho más que gratificante.

Otra de las adiciones más agradables de Quantum Break, es que cuenta además con una serie Live-Action con los actores en su mismo papel que realizan durante el juego, está muy bien producida y el presupuesto es bastante competitivo, quizá no cuente con los mejores efectos especiales, las actuaciones de algunos personajes no sean convincentes y en muy contadas ocaciones notes fácilmente el “GreenScreen”, pero siendo honestos, hay muchas series de TV que cuentan con estos mismos “errores” y de todas formas todos las amamos (cof, cof, Dr. Who).

Me parece que la serie de Quantum Brake es un valor agregado de grandes proporciones, actualmente hay muchos juegos en el mercado que cuentan con mucho menos contenido y su precio en estreno es exactamente el mismo.

La rejugabilidad del título es extensa si te atrapa la historia y buscas descubrir cada detalle y ver todas las diferentes posibilidades de las cinemáticas, si no es así, aún te mantendrá pegado al asiento por la historia al menos una vez.

El apartado visual puede ser un punto difícil de calificar, ya que si bien las texturas, iluminación y efectos visuales destacan muy por encima de la mayoría de sus competidores, la cantidad de polígonos en los personajes no es algo fuera de lo común dentro de esta generación además de contar con una falla dentro de las opciones para calibrar el “Brillo” del juego, sucede algo similar que cuando subes el “ISO” de una cámara y se comienza a granular la imagen en donde se encuentran colores oscuros y el ruido visual que generan los colores negros en la pantalla es exagerado, claro que esto sólo es notable cuando elevas el brillo por arriba de dos tercios, por lo que si tu habitación cuenta con una ventana que de alguna manera ilumine directamente a la tele, te será imposible jugar de día.

Con el tema de “Frame Rate” no hay mucho problema, fueron quizá 2 o 3 veces durante todo el juego que hubo una caída mínima y no fue por más de uno o dos segundos de cinemática, nunca dentro del “Gameplay”, es más por la temática del juego, esto podría fácilmente pasar desapercibido o como un efecto premeditado por Remedy.

La mezcla del audio es excelente, disparos, ambiente, pasos, música y diálogos, todo está perfectamente posicionado en el espacio ya sea que uses 7.1 o estéreo, además los niveles de audio de cada sonido están perfectamente bien cuidados y no escuchas más de lo que necesitas y debes escuchar.

La banda sonora compuesta de Tracks clásicos en los momentos dónde la historia lo requiere contrasta con la música Dubstep que suena cuando la acción de tus disparos y poderes se hacen cargo del juego, además es muy notable como la música cambia haciendo pausas, acentuaciones o énfasis en frecuencias cuando usas tus habilidades.

El trabajo realizado en el doblaje al español Latino es de muy buena calidad y los actores de doblaje cumplen increíblemente con dar el sentimiento al personaje que representan, desde los hermanos Joyce hasta nuestro villano Paul Serene tienen sus geniales diálogos que nos hacen amarlo u odiarlos según sea el caso, desafortunadamente los gritos de desesperación, dolor o agonía no se sienten con esa misma fuerza, de hecho en ocaciones rompen con la empatía hacia el momento y te hacen esbozar una sonrisa o hasta una risa de lo falsos que se escuchan, no es un grave error, pero definitivamente hay que comentarlo.

La debilidad más grande del juego, recae en la necesidad de recolectar información esparcida por los niveles en papeles, fotografías, videos y más “coleccionables” que te contarán con más detalle partes de la historia que si decides no leer, podrías no llegar a comprender de manera completa la trama y perderte dentro de la historia, esto hace el juego un poco lento y aumenta la distancia de tiempo que existe entre las secuencias de acción; además ver un capitulo de 20 minutos justo cuando tu adrenalina está al máximo y quieres seguir disparando, no es de lo más satisfactorio dentro de un juego, pero tu otra opción sería, no ver el capítulo y seguir con la historia sin tener detalles importantes de esta.
quantumbreak_califok

 

Quantum Break no es para personas que buscan disparar a todas horas, es más para los aficionados a las buenas historias o los que siguen sus series religiosamente, es una simbiosis casi perfecta entre un juego de acción y disparos en tercera persona, con una serie corta de gran presupuesto con actores reconocidos en la cultura Geek, es un gran juego y es una gran serie, toma lo mejor de dos mundos y le da vida a un género del que se pensaba que poco se podría innovar en esta época, es más, me gustaría que este sea el inicio de una nueva oleada de juegos que sigan esta misma línea de “Storytelling + Acción + Live action”.