El día de hoy se llevó a cabo, en el WTC de la Ciudad de México, el último día del evento de videojuegos más grande en Latinoamérica, el EGS Fest. en medio de un sinnúmero de comentarios negativos, este evento terminó con su edición de este año dejando para el último día y a unas cuantas horas de cerrar, la final de los torneos que se habían programado por parte de la comunidad de Latingamer.

Este último día hubo un número de asistentes un poco mayor al día sábado, aún así, las filas para Wii U y Halo 4 no llegaban ni a la mitad de las largas filas del día viernes ya que la expo se prestaba a ver todo en pocas horas y muchas personas prefirieron no asistir o sólo ir por un par de posters. Los expositores que representaban la marca de PlayStation se mostraron un poco más animados el día de hoy al organizar dinámicas y regalar playeras, termos y demás souvenirs de la marca a los asistentes.

En la mayoría de los stands ya no se encontraban las respectivas edecanes de los días pasados y reinaba un ambiente de desinterés por lo que se exponía en algunos de ellos. Claro ejemplo fue el "Pabellón del terror" que, irónicamente, toda la expo estuvo "muerto" ya que además de su pobre presentación, contaba con juegos que llevan más de un mes en el mercado. Otro caso fue el del tan sonado "Pabellón retro", que prometía tener juegos y consolas clásicas como el NES o el Sega Master System, y que jamás existió en el evento. El lugar donde supuestamente estaría este pabellón fue cerrado y cubierto por un logo del evento.

Para amenizar el aburrido ambiente que se vivía durante la tarde, Colectivo Chipotle subió al escenario a tocar un poco de música "Chiptune" y logró llamar un poco más la atención de los que se encontraban en el recinto en aquél momento.

En las últimas horas de vida de la expo, se llevaron a cabo las finales de los torneos que se organizaron durante los 3 días del evento. Estas competencias comenzaron por la más importante: Halo Reach. Duelo en el cual el equipo ganador sería acreedor de $12,000 pesos.

Después de dos sesiones de juego bastante reñidas, los ganadores fueron el equipo de Windragon conformado por Itzael Jiménez y José Herrera.

Inmediatamente después, se llevó a cabo el torneo de Super Smash Bros Brawl, en el que un imparable MetaKnight controlado por Fernando "Gumi" Camacho resultó el ganador.

A pesar de la notable cantidad de gente que asistió por la mañana y algunos expositores con un poco más de energía, la botarga de Sackboy que regalaba abrazos, el regreso de Sony y Microsoft, y la novedad del Wii u y Halo 4, no se dejaban de escuchar los comentarios negativos y disgusto de la gente argumentando que el evento no era lo que esperaban.

Aún así, es importante mencionar que la actitud de los voluntarios del EGS Fest, así como la de los expositores, siempre fue cordial y muy amable con los asistentes.

Además del gran espacio desaprovechado en el recinto, presentaciones que pecaban de simples de lo que según serían pabellones temáticos, expositores que no lograban generar más que la atención de unos cuantos que se animaron a quedarse hasta tarde y se encontraban de paso por uno de los escenarios y las estaciones de juegos que estaban apagadas o sencillamente no estaban, lograron que el número de asistentes disminuyera considerablemente a tempranas horas de la tarde y la fama del evento, que ya ha ido en picada desde los últimos años, tocara fondo.

También es cierto que este no fue el año de los eventos de videojuegos en México. Hace unos meses, en el evento de Conexión, se anticipaba que sería un evento muy importante y novedoso dentro de la industria de los videojuegos. Los asistentes nuevamente salieron con un mal sabor de boca y repetían que no era lo que esperaban.

Pero a final de cuentas, ustedes tienen la última palabra.

Si asistieron al evento ¿Qué les pareció? ¿Desquitaron sus $200 o incluso $500 pesos que les costó la entrada al evento?